¿Del tirano? del tirano di todo,¡di más!;
y clava con furia de mano esclava
sobre su oprobio al tirano.
¿Del error? Pues del error di el antro,
di las veredas oscuras:
di cuanto puedas del tirano y del error.
José Martí


PARA CUBA LIBERTAD / FREEDOM FOR CUBA!!. IT'S TIME!!!

PARA CUBA LIBERTAD / FREEDOM FOR CUBA!!. IT'S TIME!!!

Thursday, January 17, 2013

La izquierda se atraganta con su bilis tras la libertad de Carromero

Por Benjamín López

 LA INFAMIA DE LLAMAZARES Y CÍA

Carromero saliendo de la carcel de Segovia


La concesión del tercer grado a Ángel Carromero es una injusticia, una gran injusticia, porque presupone que ha cometido un delito cuando ni siquiera ha tenido un juicio justo. El dirigente de Nuevas Generaciones ha sido un preso político, un rehén de la dictadura castrista, a la que España no ha tenido más remedio que seguir el juego, aceptar el chantaje si lo prefieren, para poder traerle de vuelta a casa lo antes posible. Ahora, como mal menor, tendrá que ir a dormir a un centro de reinserción o, como él pretende, llevar un brazalete electrónico para poder disfrutar de esta relativa libertad que se le ha concedido y que muchos, desde el odio y la miseria moral, le niegan. Porque hay que ser muy miserable para desear la libertad a Bolinaga y negársela a Carromero. Uno es un terrorista sanguinario y despiadado y el otro un demócrata víctima de los abusos de la dictadura castrista. Uno fue capaz de mantener a un hombre bajo tierra durante 532 días y estuvo dispuesto a dejarlo morir de hambre. El otro fue a Cuba a ayudar a la disidencia aplastada y vejada por el Régimen y acabó él mismo aplastado y vejado. Uno fue condenado por dos tribunales españoles a 210 años de prisión en sendos procesos llevados a cabo con todas las garantías del mundo y el otro fue sometido a un juicio a la cubana, ya me entienden, en el que ni siquiera se dejó entrar a los hijos del fallecido y en el que le cayeron 4 años como le podían haber caído 20 o, incluso, un pelotón de fusilamiento al amanecer. Hay que ser muy miserable, como a mi juicio ha demostrado ser el camarada Gaspar Llamazares, para exigir la excarcelación "obligada" del terrorista Bolinaga por "justicia y humanidad" y negársela al político Carromero porque "sería una barbaridad", fruto de un "trato de favor por ser del PP". Las víctimas de uno le desprecian y se niegan a que el terrorista salga de prisión. Las supuestas víctimas del otro le adoran, le consideran un héroe y quieren ver al político español ya en la calle. ¿De verdad no ve usted, camarada Llamazares, las diferencias entre ambos casos? Hay que ser muy miserable para rasgarse las vestiduras pidiendo la libertad del tal Alfon, un angelito que lucha contra el sistema democrático español con explosivos y metralla en una mochila, y racaneársela a Carromero, un demócrata que fue a Cuba a luchar contra el sistema dictatorial con una mochila cargada tan solo de ideas y palabras. Hay que ser muy miserable para pedir a gritos y manifestarse por la libertad de unos presos etarras, terroristas sanguinarios, y gritar contra la libertad de Carromero, víctima del terrorismo ideológico castrista. Hay que ser muy miserable para que la ceguera partidista y fundamentalista lleve a una persona a tratar de justificar a la dictadura cubana, llegando a comparar sus imaginarias bondades con las de la democracia española. Como decía el fallecido Oswaldo Payá, premio Sajarov de la UE, "no hay dictaduras de izquierdas y dictaduras de derechas, simplemente hay dictaduras". Por desgracia hay muchos aún que no lo entienden así. Y hay que ser muy miserable para ver interés político en las palabras de Carlos, el hermano del disidente fallecido Oswaldo Payá, que más bien deberían hacer reflexionar a los muchos llamazares que hay en la sociedad española: "Carromero no tenía que haber estado preso ni en Cuba ni en España. Un minuto en prisión de Carromero ya es injusto. Él es inocente". En buena lógica si Carromero fuera un homicida, un loco imprudente, Carlos y el resto de la familia Payá serían los más interesados en verle entre rejas. Pero lejos de eso, ya lo ven, se muestran agradecidos y deseosos de ver al político español en libertad. Por cierto, la familia de Payá pide también una investigación independiente, por organismos internacionales, del supuesto accidente en el que perdió la vida Oswaldo, seguido y filmado 24 horas al día y 365 días al año por los servicios de inteligencia de los Castro. España y la UE deberían apoyar esa petición urgentemente porque, entre otras cosas, Oswaldo Payá era ciudadano español, además de cubano, y por tanto ciudadano comunitario. Emplazo desde aquí a Ángel Carromero a que, ahora que sale de prisión, hable lo antes posible de lo que ha ocurrido, con claridad y valentía, para honrar así la memoria de Payá y de todos los que han muerto luchando por la libertad en Cuba. Le animo a que camine por la calle con la cabeza bien alta e incluso a que, lejos de avergonzarse, luzca con orgullo el brazalete electrónico que previsiblemente se le va a poner, que es el precio que ha tenido que pagar por enfrentarse al Régimen opresor cubano, el símbolo de los abusos que cada día se cometen en la isla caribeña contra los derechos humanos.

Fuente: Elsemanaldigital.com

1 comment:

There was an error in this gadget

Like It !!!

Suscribete aqui para recibir mis post en tu email

Email me/ Escribeme

belkisbigles@gmail.com
C UBA nos une en extranjero suelo,
Auras de Cuba nuestro amor desea:
Cuba es tu corazón, Cuba es mi cielo,
Cuba en tu libro mi palabra sea.

Jose Martí