¿Del tirano? del tirano di todo,¡di más!;
y clava con furia de mano esclava
sobre su oprobio al tirano.
¿Del error? Pues del error di el antro,
di las veredas oscuras:
di cuanto puedas del tirano y del error.
José Martí


PARA CUBA LIBERTAD / FREEDOM FOR CUBA!!. IT'S TIME!!!

PARA CUBA LIBERTAD / FREEDOM FOR CUBA!!. IT'S TIME!!!

Friday, October 12, 2012

Daisy Granados: Acusada de esbirra castrista.

10/07/2-12

Polemica declaracion de Manuel Ballagas y su esposa Juanita Baró en contra de la actriz Daisy Granados, quien se encuentra en Miami para actuar en el conocido Club "Hoy como Ayer" en la Calle 8.
A continuacion el relato de la bailarina y actriz Juanita Baró, esposa del poeta Manuel Ballagas.

Juanita Baró, actriz, balilarina y coreografa cubana



"Corría la última semana de abril de 1980. Temporada difícil. Mi esposo, mi hijo y yo acabábamos de salir de la embajada de Perú en La Habana con un salvoconducto que no valía para nada y habíamos padecido ya dos actos de repudio en nuestro vecindario. Nos habían quitado la luz eléctrica, gritado improperios y mantenido bajo asedio por dos días. Pero aun así había que comer, así que me decidí a bajar aquella mañana a la bodega, que estaba en la planta baja del edificio de apartamentos en que vivíamos entonces, en la esquina de las calles Tercera y C, en el Vedado.

Cuando llegué a la bodega, libreta de abastecimiento en mano, me tropecé con miradas hoscas y evasivas. Nadie claramente quería espontáneamente atacarme más de lo que antes habían hecho, bajo la instigación del Comité de Defensa de la Revolución. Incluso algunas viejitas me sonrieron de soslayo. Nunca tuvimos enemigos allí. El bodeguero, sin atreverse a mirarme a los ojos, tomó mi libreta y se fue a buscar el arroz y las viandas que había venido a buscar. Me hallaba aguardando, cuando alguien me tocó fuertemente la espalda.

 -¡Oye, tú! –dijo una voz chillona.

Me volví de un salto. Mi sorpresa fue grande. La que así me increpó no era otra que una actriz a quien conocía bastante del ICAIC. Aunque no habíamos trabajado en las mismas películas, nos habíamos relacionado y, siendo ella del vecindario mío, hubiera podido decir que manteníamos relaciones cordiales. Nos saludábamos, nos preguntábamos por nuestras familias. Pero la expresión colérica y sus labios torcidos de asco y furia me dejaron fría esa mañana. Parecía otra.

-¡Descarada, hija de puta! ¡Y todavía te atreves a buscar la comida de nuestro pueblo!
–chilló Daisy Granados , casi pegando su cara a la mía y manoteando, como en una especie de delirio.

Mi primer instinto fue echármele encima y cubrir de bofetones y patadas a aquel energúmeno, pero me refrené. Mi salida del país y la de mi familia hubieran peligrado si me metía en un altercado así. De modo que lo que hice fue cubrirme la cara con las manos para evitar los golpes, puñetazos y pescozones que la actriz de Memorias del subdesarrollo y Cecilia me estaba propinando despiadadamente.

-¡Maricona, negra escoria, gusana de porquería! –me gritaba, sin cesar de darme golpes y empujarme.

Poco a poco, a base de empellones me fue arrinconando contra una pared cercana. Los que estaban en la bodega contemplaban aquel espectáculo, aterrados, en silencio. Yo me protegía lo mejor que podía. Inclinaba la cabeza, me tapaba con los brazos, pero Daisy Granados aprovechaba para darme golpes con la rodilla en la cara y el vientre. Cuando esquivaba esos, me empujaba contra la pared y volvía a empezar con la golpiza. Yo ya no daba más. La cólera me había ido invadiendo. Aquella blanquita flaca no era ni medio puñetazo mío. Así que me erguí de pronto y…

 -¡Deja tranquila a esa muchachita, coño!.

 La voz era ronca, como de alguien que fumara mucho. Pero era de una mujer, y me pareció reconocerla. Nos paralizó a las dos. Eso sí, Daisy Granados palideció, porque claramente no se lo esperaba, y le entró miedo. Cuando se volvió, tropezó con la mirada de una negra alta, canosa, levemente corpulenta, y de ojos relampagueantes de cólera.

 -¡Tate quieta, puta! ¿Me oíte?.

Yo la reconocí vagamente. Era una señora mayor, muy reservada y rara, que solía pasearse por el vecindario paseando dos perros y sin hablar con casi nadie. Algunos decían que estaba medio loca, que había sido criada de una casa de gente rica en otros tiempos, y cuando sus patronos se fueron del país, había perdido un poco la razón. Yo nunca había cruzado con ella ni media palabra. La Granados pareció recuperar el aplomo y pretendió echarse encima de la señora, pero ésta, con una fuerza increíble para sus años, le propinó un empujón que casi la hace caerse de culo. Ahora sí que la blanquita estaba asustada. Miró a su alrededor.

 -¡Policía! –chilló entonces- ¡Llamen a la PNR, pa que se lleve a esta contrarrevolucionaria!

 Pero ni siquiera el bodeguero le prestaba atención. Horrorizada, la Granados contempló entonces como la tortilla se le viraba al revés, porque la señora la había ido arrinconando contra la pared.

-No se te ocurra molestar más a esta niña, que ella se tiene que ir, pero yo no –masculló entonces la anciana, pegándole la cara a la acobardada actriz- Si te veo hacerlo otra vez, por Dios que voy a ir a tu casa pa picarte la cara con esta mismita navaja…

No se me olvida. La vieja sacó entonces una navaja de larga y afilada hoja, y se le mostró bien de cerca a la Granados, en cuyos ojos se reflejaba un terror que nunca habría sido capaz de proyectar en una película. Luego, volviéndose hacia mí, la anciana dijo:

 -Y tú, recoge tus mandados y no salgas más de tu casa, muchacha. No salgas hasta que te llegue la salida, coño.

Y así hice. El bodeguero me tendió los cartuchos y no quiso ni cobrarme la mercancía. Corrí escalera arriba en el edificio y me eché a llorar."

Este relato de mi esposa, la bailarina, coreógrafa y actriz Juanita Baró, resume muy bien el espíritu de un momento siniestro de nuestras vidas, pero sobre todo, la baja calaña de una señora que ahora pretende dárselas de “cubana sin fronteras”, de esos artistas que vienen a Miami y dicen que no quieren “hablar de política”. De esos que mantienen residencia en el extranjero para ellos y los suyos, pero en su momento ultrajaron a sus compatriotas por querer abandonar ese país infernal que era y es Cuba comunista. Mi mujer no olvida ese horror. Y yo, mucho menos.

La memoria de este relato pasaba por mi mente en mi último viaje subrepticio a Cuba, al amparo de otro pasaporte europeo que los esbirros castristas tampoco pudieron detectar, y eso que viajaba así por tercera vez, nada menos que como parte de una delegación a un Festival de Cine Latinoamericano. Me paseé por La Habana tranquilamente, me alojé en hotel St. John’s, fui agasajado en cocteles y recepciones. Me presentaron al maricón de Alfredo Guevara, ahora convertido en un anciano de facciones deplorables. Pero sobre todo, pude obtener toda la información que quería sobre la la hija de puta Daisy Granados.

La contemplé incluso de lejos, conduciendo un auto alquilado en las cercanías de su vivienda. Un funcionario del ICAIC, bien aceitado con moneda dura y otros regalitos, incluso me dio pistas para localizar los escondrijos de la Granados en México y otros sitios. Sé que tiene familiares de este lado y dónde se hospeda cuando se acerca por acá. También me mantienen bien al tanto de sus movimientos y viajes.

Todavía no sé para qué quise saber todo esto, ni para qué hice todo un viaje subrepticio a Cuba para saberlo; pero algún día, cuando nos crucemos en el mundo civilizado con esta maricona, ya lo sabremos. Quizás ni nos ocupemos de ella. Quizás simplemente le recordemos cortésmente lo que hizo hace tanto tiempo. Las cosas en la vida son así.

Publicado en el blog “Descansa cuando te mueras” de Manuel Ballagas



Daisy Granados actuará en Miami 

Daisy Granados, gran diva del cine cubano.















Por Redacción CaféFuerte
 
La actriz Daisy Granados, uno de los rostros emblemáticos del cine cubano, se encuentra en Miami para estrenar el espectáculo unipersonal  Leyenda, inspirado en un legendario personaje teatral.
Granados, de 69 años, se dispone a subir al escenario del club Hoy Como Ayer, en el corazón de La Pequeña Habana, para protagonizar a La Jabá, personaje recreado por el texto de Raquel Carrió.
La dirección del espectáculo está a cargo de Lilliam Vega y el estreno está fijado para el viernes 12 de octubre, según indicó un comunicado de la firma F & F Media, de Miami.
Granados interpretará a La Jabá, la amante del mítico proxeneta habanero Alberto Yarini y Ponce de León (1882-1910). La vida y el asesinato de Yarini ha sido fuente de inspiración del teatro y el teatro cubanos, especialmente a partir del drama Requiem por Yarini (1960), de Carlos Felipe.
En la obra de Carrió, una reconocida teatróloga y profesora, el personaje de La Jabá se desdibuja confundiéndose con la actriz que un día lo interpretó. La pieza recrea la historia secreta de otra mujer, una actriz que como La Jabá, vivió tiempos difíciles, y defendió con pasión la vida y el amor.
La obra "corporiza la nostalgia por una ciudad, un amante y un tiempo ya perdidos”, según el comunicado.
Seis funciones en Miami
El espectáculo está a cargo de la compañía El Ingenio Teatro, que patrocina el viaje de la actriz a Miami.
Leyenda tendrá seis funciones en el Hoy Como Ayer, durante los días 12, 13, 14, 19, 20 y 21 de octubre. La obra se presenta como parte de la tercera edición del TEM Fest, que organiza anualmente Teatro en Miami Studio.
Granados es uno de los íconos de la cinematografía cubana de los últimos 50 años. Debutó en el cine en 1964 con La Decisión, de José Massip, pero su personalidad artística tomó relieve a partir de Memorias del subdesarrollo (1968), de Tomás Gutiérrez Alea.
Su nombre está asociado a grandes momentos de la filmografía cubana contemporánea, como Retrato de Teresa (1979), de Pastor Vega, Cecilia (1981), de Humberto Solás, y Plaff (1989), de Juan Carlos Tabío.
Granados, que ha protagonizado más de 25 películas, recibió el Premio Nacional de Cine en el 2007.
Las funciones de Leyenda serán a las 8:30 pm, los viernes y sábados, y los domingos, a las 6:30 pm.
Reservaciones en el (305) 541-2631 a través del correo electrónico info@hoycomoayer.us. Hoy Como Ayer está ubicado en el 2212 de la Calle Ocho, en Miami.

Actualizacion 

10/12/2012 Del pagina "Paparazzo Infragantimagazine" de Fernando Castell

 "CUANDO LA VOZ DE UN ENEMIGO ACUSA,
 EL SILENCIO DE UN AMIGO CONDENA"

Manuel Ballagas , de dudosa credibilidad, quien publico las blasfemias sobre la actriz cubana Daisy Grabados, desborda odio contra cualquier cubano a la ligera y considero que por el solo hecho de escribir en su blog una historia y circularla vía cibernética no quiere decir que sea cierta. La nefasta historia que narra Manuel Ballagas a través de una versión que le dio su esposa, la bailarina Juanita Baró y que él no presencio, no tiene como probarla ni mencionando el nombre y apellidos de un testigo presencial a no ser su esposa. Si entras a su blog http://descansacuandotemueras.blogspot.com/ se darán cuenta de lo que digo.

Conozco muy bien a toda la familia Vega-Granados, y muchos de los que estamos en este exilio de Miami estamos dispuesto a corroborar que Daisy nunca hizo un mitin de repudio a ningún hermano cubano como también muchos otros que estamos aquí tampoco lo hicimos. Aquí, estamos en la ciudad que nos acogió cuando tuvimos o nos obligaron a salir de nuestra tierra y que conocemos a la actriz cubana Daisy Granados desde hace mas de tres décadas, yo entre ellos, que trabaje junto a ella y su esposo (que en paz descanse) el cineasta Pastor Vega en el Instituto Cubano de Arte e Industria Cinematográficas.

He decidido además de tratar de dar una información sobre la fuente que dio inicio a este rumor tan desagradable, contestar a algunos comentarios con esta misiva para aclarar lo injusto y carentes de conocimiento de causas de muchos de los que aquí escriben sus opiniones, que más bien, en muchos casos sin pensarlo han ayudado a echar a correr un estado de opinión que no tiene otro objetivo que dañar, por alguna razón, una imagen digna de respetar. Si, comenté es porque me siento un hombre que no callará nunca ante las injusticias y aclaro además que yo tengo un pensamiento como lema y hoy quiero que lo recuerden siempre: "CUANDO LA VOZ DE UN ENEMIGO ACUSA, EL SILENCIO DE UN AMIGO CONDENA" Por eso no debemos quedarnos callados ante la injusta pluma de un mediocre frustrado como Manuel Ballagas; porque con solo leer lo que publica en su blog se puede dar cuenta uno de ello


^^^^^^^^^^^^

De la pagina de Facebook de Waldo Fernández  (Marakka) referente a la respuesta de Fabio Díaz Videla, dueño del “Hoy como Ayer” a los sucesos con relación a la artista Daisy Granados y los acontecimientos del Mariel.

LO QUE VA DE AYER A HOY - 
en "Hoy como Ayer"

Ante todo les saludo y respeto a todos. Yo al igual que ustedes soy bien vertical relacionado al régimen totalitario que impera en Cuba. En esa época de la que hablan yo tenía 6 años por lo que es poco lo que puedo recordar o saber pero nunca en los 19 años que viví en Cuba escuche ni vi a Daisy Granados actuar de esa manera y ni si quiera parada en una tribuna revolucionaria. Aun así yo le comente de todo esto porque si pertenezco a este exilio y comprendo su dolor pero en todo momento negó todo lo que en esa carta se plantea. Le pediré permiso para hacer pública la carta que me envió personalmente a mí y verán su verdad. Al mismo tiempo le escribí en privado por facebook al escritor y periodista Manuel Ballegas con mi numero de teléfono y aun no he recibido contesta.
Soy un hombre que le gusta dar la cara a los hechos porque no tengo nada que esconder y defiendo a mi Cuba, mi tierra y mis ideas que son bien parecidas a las tuyas, solo que no doy crédito hasta no tener pruebas ante acusaciones como esas.
Hoy como Ayer respeta el arte, la libertad, el amor entre los seres humanos, es un espacio que le ha dado apoyo siempre como bien todos saben a todo el artista cubano que llega a nuestras tierras de libertad, porque estas también son mías y no tendré como agradecerle a este gran país todo lo que me ha posibilitado.
Les reitero que en lo personal detesto el comunismo ( en el que crecí y por eso se de lo que hablo), detesto la mentira, el oportunismo, el totalitarismo solo le doy espacio en mi vivir y pensar al amor, a la unión, y a la libertad.
Les respeta siempre al igual que a todos los cubanos que ya sea dentro o fuera de la isla hemos sufrido y seguimos sufriendo de la mentira y el odio que solo ese sistema a logrado implantar en algunos corazones. Nuevamente mi mayor respeto a todos los que han sufrido acciones como esas y a aquellos que están en las cárceles cubanas por defender sus ideales y mi mayor apoyo y solidaridad a Las Damas de Blanco como siempre lo he hecho sin mostrarlo.

Fabio Díaz Vilela
Hoy Como Ayer (Owner)


 ^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^^

Publicado en el Facebook de Waldo (Marakka) Fernández después del comunicado de Fabio Diaz Vilela dueño del “Hoy como Ayer” .

Carta enviada por Daisy Granados a Fabio Diaz Videla, propietario del Club "Hoy Como Ayer" en defensa
de su persona.

QUERIDO FABIO:
HABÍA OÍDO POR DISTINTAS AMISTADES LO QUE ESTABA OCURRIENDO CON EL ESCRITO DE ESTOS SEÑORES. CRÉEME QUE AYER PASE UN DÍA MUY TRISTE, PORQUE NO DABA CRÉDITO A LO QUE ME CONTABAN.
PERO BIEN, ANOCHE LO LEÍ, Y REALMENTE ME TRANQUILICE. PORQUE ESTA FICCIÓN ES DE UN NIVEL TAN BAJO Y TAN POCO CREÍBLE.... AUNQUE TAL VEZ, PARA ALGUNA PERSONA QUE LO LEA Y NO CONOZCA QUIEN SOY, COMO SER HUMANO, COMO MUJER, COMO SER SOLIDARIO Y AMIGA, LES PAREZCA QUE SOY UN MONSTRUO. PARA MI LAS ESCENAS QUE NARRAN SON ALGO QUE NO ME CABE EN LA CABEZA. NUNCA EN MI VIDA YO HE ESTADO EN SITUACIONES COMO ESTAS, DE GOLPIZAS, DE ESCÁNDALOS BARRIOTEROS, DE ESTOS ENSAÑAMIENTOS CON PERSONAS QUE PIENSEN COMO QUIERAN PENSAR. POR LA ÉPOCA EN QUE ELLOS NARRAN ESTAS ODIOSAS Y DETESTABLES ESCENAS, JUSTO HACE 32 ANOS, YO ESTABA HACIENDO Y NO SOLO NO TENIA TIEMPO PARA IR A LA BODEGA, NO TENIA EL TIEMPO NI PARA ATENDER A MIS TRES HIJOS, QUE ESTABAN CHIQUITOS Y QUE GRACIAS A MI MADRE Y A PASTOR PUDE HACER ESTA PELÍCULA. TENIA EL TIEMPO JUSTO PARA DORMIR UNAS CUANTAS HORAS Y VOLVER A LA CARGA CON EL LLAMADO DEL DÍA SIGUIENTE. QUIERO QUE SEPAS QUE TE HAGO ESTAS LETRAS NO PARA JUSTIFICAR ALGO, YO NO TENGO NADA QUE JUSTIFICAR, SI HUBIERA COMETIDO UN ACTO ASÍ EN MI VIDA LO HUBIESE ASUMIDO, PORQUE SOY LO SUFICIENTEMENTE HONESTA. PERO CREO TE DEBO RESPETO, AL IGUAL QUE TU ME LO TIENES A MI, Y NO QUISIERA QUE ESTE INCIDENTE TAN REPULSIVO AFECTE DE ALGUNA MANERA LA IMAGEN QUE TU TIENES DE MI PERSONA. VAMOS A PENSAR EN QUE TODO LO QUE TENEMOS PROYECTADO NOS VA A SALIR MUY BIEN, Y ECHAR ATRÁS LAS MENTIRAS, LAS PELEAS, LAS MALAS NOCHES, LAS AMENAZAS, LOS AUGURIOS, COMO DICE "MI JABA" YA EN DICIEMBRE CUMPLIRÉ 70 AÑOS, Y EN REALIDAD EL ESFUERZO QUE HAGO PARA SEGUIR TRABAJANDO RESPONDE A ESTE AMOR QUE SIENTO POR MI PROFESIÓN, POR MI TRAYECTORIA, Y POR ESE PUBLICO CUBANO QUE ME QUIERE Y RESPETA Y TRABAJARE PARA EL, DONDE QUIERA QUE SE ENCUENTRE. UN BESITO PARA TI, OTRO PARA EDUARDO, Y MIL GRACIAS POR BRINDARME TU SITIO PARA QUE ESTO SUCEDA. CON TODO MI CARIÑO.


DAISY GRANADOS.

----------------------------------
Cancelan presentación de Daisy Granados en 'Hoy como Ayer'


El Nuevo Herald  Arturo Arias-Polo aarias-polo@elnuevoherald.com 


 

Daisy Granados.
Daisy Granados. Photo Hector Gabino

  
 Las presentaciones de la actriz Daisy Granados en el centro nocturno Hoy Como Ayer fueron canceladas por decisión de Fabio Díaz Vilela, dueño del local. Granados, residente en Cuba, viajó de La Habana para actuar en el monólogo Leyenda, como parte del programa del TEMFest 2012. El empresario canceló las presentaciones de la artista tras recibir varios mensajes y llamadas de exiliados cubanos que atestiguaban que Granados participó en los actos de repudio contra quienes salieron de Cuba durante el éxodo del Mariel, en 1980. “Esos mensajes vinculaban a Daisy con las manifestaciones de repudio durante la época del [éxodo] de Mariel”, dijo Díaz Vilela a El Nuevo Herald, tras aclarar que defiende “la libertad y la democracia que nos da este país”. Pero yo me debo a este exilio por sobre todas las cosas y formo parte de él”. Por su parte, Granados expresó que la noticia la puso “muy triste”, al tiempo que dijo “una y mil veces” que no participó en “algo semejante” de lo que se le acusa. “Esto es algo que está orquestado por alguien que no sé a qué responde. No sé si son recelos o resentimientos contra mi persona, que están utilizando mi presentación en Miami para hacer este escándalo”, aseveró. “Pero una y mil veces voy a repetir que jamás en mi vida hice semejante barbaridad porque nunca estuve de acuerdo con la barbarie”. 

Nota del Blog:

Lamentable, pero lo positivo de esta historia es que va enviandose un mensaje, que quizas no es Daisy Granados la mas indicada para portarlo pero desgraciadamente le tocó:

Estas calles no son de Fidel

No comments:

Post a Comment

There was an error in this gadget

Like It !!!

Suscribete aqui para recibir mis post en tu email

Email me/ Escribeme

belkisbigles@gmail.com
C UBA nos une en extranjero suelo,
Auras de Cuba nuestro amor desea:
Cuba es tu corazón, Cuba es mi cielo,
Cuba en tu libro mi palabra sea.

Jose Martí