¿Del tirano? del tirano di todo,¡di más!;
y clava con furia de mano esclava
sobre su oprobio al tirano.
¿Del error? Pues del error di el antro,
di las veredas oscuras:
di cuanto puedas del tirano y del error.
José Martí


PARA CUBA LIBERTAD / FREEDOM FOR CUBA!!. IT'S TIME!!!

PARA CUBA LIBERTAD / FREEDOM FOR CUBA!!. IT'S TIME!!!

Friday, September 24, 2010

¿Será este el comienzo del cambio?

Adolfo Fernández Saínz

16 de septiembre de 2010

Madrid, España – www.PayoLibre.com – El hecho de que en Cuba el gobierno despida a medio millón de empleados estatales y los lance al desamparo casi total, mientras anuncia que se permitirá al barbero ser dueño de su barbería y al sastre de su sastrería, pudiera parecernos que se está dando un paso fundamental hacia una economía de mercado. Pero repasemos la situación antes de emitir un veredicto.

Si Cuba se dirige al capitalismo, veamos qué clase de capitalismo es. Ese medio millón de recién desempleados no tendrán un subsidio que los proteja mientras encuentran empleo. Y cuando encuentren trabajo, ¿van a permitirles fundar sindicatos libres? ¿O seguirá siendo la CTC el único sindicato, para que cuando usted sienta que lo están explotando se lamente de no poder encontrar con quien quejarse y quién lo defienda?

La tiranía de los Castro lo único que está haciendo es quitarse de encima un fardo que se ha vuelto pesado con el tiempo y la falta del apoyo soviético, pero que ellos cargaron alegremente durante casi medio siglo porque significaba dominio político total. El 13 de marzo de 1968 Fidel Castro se paró en la tribuna de la escalinata universitaria y sin encomendarse a nadie decretó la "Ofensiva Revolucionaria".

A partir de ese momento el tintorero perdió su tintorería y el amolador de tijeras su filarmónica. Desapareció el pregón de las calles cubanas. Lo único que sobrevivió como propiedad privada fue el cajón de limpiabotas. Desde hacía más de un lustro ya habían despojado de lo suyo a los ricos cubanos, a los españoles y a los americanos que tenían propiedades en Cuba. La gran economía estaba en manos estatales, que es decir en las manos de Fidel Castro para hacer con ella a su antojo.

Pero no contento con eso se dedicó a desplumar a todo propietario cubano. El panadero pasó a ser empleado de su propia panadería y ya no tuvo que responder más a sus clientes por la calidad del pan. Esto ocurrió en plena efervescencia castrista: el año anterior había muerto en Bolivia Ernesto "Che" Guevara sin que a su guerrilla se le uniera ni un solo indio. Era la época en que se decía que América Latina sería la tumba del Imperialismo y que el único camino para la liberación era la lucha armada.

Con la Ofensiva Revolucionaria, en La Habana cerraron los espectáculos nocturnos, no había donde tomarse una cerveza, ni donde merendar sin una cola interminable. La gente aprendió a destilar su propio aguardiente y a liarse en casa sus propios cigarrillos.

La teoría política que sustenta todo este monumental disparate y desconsideración con la ciudadanía es que mientras más despojado esté el pueblo y más fuerte sea el Estado, más indefenso estará el ciudadano y menos capacidad cívica tendrá para oponerse al desgobierno que lo oprime.

En una democracia liberal si a usted no le gusta el gobierno y lo dice, si usted es empleado público va y lo botan violando sus derechos; pero en Cuba si a usted lo echan de una entidad estatal, ¿a quién podía ir a pedirle trabajo? Usted estaba condenado a la miseria más espantosa. ¿Es que acaso va a cambiar eso ahora?

Si algún capitalismo se implanta en Cuba ahora sería sin sindicatos libres, el de la corrupción al por mayor de los empleados estatales y el del enriquecimiento encubierto de la cúpula del régimen. Ya hace mucho tiempo que están robando, pero ahora se va a oficializar.
Adolfo Fernández Saínz

No comments:

Post a Comment

There was an error in this gadget

Like It !!!

Suscribete aqui para recibir mis post en tu email

Email me/ Escribeme

belkisbigles@gmail.com
C UBA nos une en extranjero suelo,
Auras de Cuba nuestro amor desea:
Cuba es tu corazón, Cuba es mi cielo,
Cuba en tu libro mi palabra sea.

Jose Martí