¿Del tirano? del tirano di todo,¡di más!;
y clava con furia de mano esclava
sobre su oprobio al tirano.
¿Del error? Pues del error di el antro,
di las veredas oscuras:
di cuanto puedas del tirano y del error.
José Martí


PARA CUBA LIBERTAD / FREEDOM FOR CUBA!!. IT'S TIME!!!

PARA CUBA LIBERTAD / FREEDOM FOR CUBA!!. IT'S TIME!!!

Monday, August 2, 2010

DESDE CUBA: ACTOS PELIGROSOS

Actos peligrosos

Juan Carlos Linares Balmaseda

1 de agosto de 2010

La Habana, Cuba – www.PayoLibre.com – Remitir cartas a parlamentarios y averiguar por un detenido son actos peligrosos.

Fuimos reuniéndonos en la parada de ómnibus de calle 41 y 42, barriada de Miramar. Los relojes marcaban las 9:40 de la mañana del miércoles 28 de julio. Nuestro “terrorífico” objetivo era llegar hasta la sede de la Asamblea Nacional de Cuba y allí entregar cartas dirigidas a varios diputados, solicitándoles respeto a la propiedad privada y liberalización del trabajo particular.

De repente, un frenazo al lado nuestro. Es un auto del Ministerio del Interior, del que salen varios impulsivos agentes. Nos piden identificación, nos despojan de todos lo que llevábamos y nos van montando en diferentes autos. Una joven, esposa de uno de los nuestros tiene seis meses de embarazo. Su esposo -joven también- le dirigía su solicitud al diputado Raúl Castro.

En la estación policial del municipio Playa, entre otros detenidos estábamos
Alicia Cúrvelo, Dusniel Duvalón, Silvio Benítez y quien escribe. Dusniel, muy preocupado, pregunta por la suerte de su esposa embarazada. Un oficial a cargo de la operación policial, de unos sesenta y tantos años -y quien no respeta ni sus canas- espeta: “ella ha sido llevada al hospital, examinada y conducida hasta la casa”, y vuelve a espetar: “el culpable de lo que le pase eres tú, por meterla en esto”. Uno de nosotros replica: “los que no debían meterse en esto son ustedes, culpable ustedes”.

Mentira. La embarazada quedó abandonada en la parada, sin dinero para regresar a casa y con hipertensión arterial. Dusniel, Silvio y yo somos trasladados para la estación del municipio Cerro. Al atardecer, seríamos liberados todos, menos
Idalberto Acuña (golpeado durante la detención) y David Ávila, que saldrían al día siguiente en la tarde. Hubo interrogatorios para todos.

Antes, el 26 de julio se regó la noticia de que un activista de los derechos humanos estaba detenido en la estación policial de Aguilera en la barriada de Lawton. La noche anterior en el poblado de Santiago de las Vegas, lugar de residencia del detenido, alguien quiso lucir caligrafía dibujando carteles antigubernamentales, y un perro policía quiso olfatear el hogar del activista, acusándolo.

En las inmediaciones de Aguilera esperaban los amigos del activista detenido. Esa tarde a mí se me hacía camino y resolví indagar. Sumábamos más de una docena. Un oficial de policía conduce a la esposa del detenido y a otra mujer al interior de la estación. Poco después viene por otras dos mujeres. La joven
Yadira Rodríguez inquiría sin cesar “¿por qué me llevas? ¿Por qué me llevas?...”, negándose a ser conducida sin haber cometido delito. La otra mujer solfea, “¡Ustedes quieren guardarnos a las mujeres para caerle arriba a los hombre!”.

Como resortes dos de los presentes saltan desde la posición de sentados, y alzan dos pedazos de cartones que ya habían pintado allí mismo con un plumón que llevaba metido uno de ellos entre la media. Decían los cartones: “Liberen a
Carlos (Hernández, el detenido)” y “Respeten los derechos humanos”. Los cartones en alto… y se formó el corretaje de policías hacia nosotros. Pude sortear puñetazos y patadas de las bestias uniformadas. Sólo sé que caí dentro del carro jaula, detrás de mí, otros vendrían disparados al interior.

Se me incautó la lista de los asistentes. Entre otros detenidos:
Lilvio Fernández, Gerardo Lazcano (golpeado), Miguel López (también golpeado), Damián Sánchez, Reynier Vera, Orlando Corzo, Armando Rodríguez, Yasmany Nicle. Terminaríamos repartidos por las estaciones policiales de los municipios Cerro, Centro Habana y Habana Vieja. Al día siguiente en horas de la tarde llegó la orden de liberarnos. Cosas de socialismo salvaje. 

No comments:

Post a Comment

There was an error in this gadget

Like It !!!

Suscribete aqui para recibir mis post en tu email

Email me/ Escribeme

belkisbigles@gmail.com
C UBA nos une en extranjero suelo,
Auras de Cuba nuestro amor desea:
Cuba es tu corazón, Cuba es mi cielo,
Cuba en tu libro mi palabra sea.

Jose Martí